Cuajado y fijación fruto

Nombres

Nombres comunes

Cuajado y fijación fruto

Descripciones

Descripción

Caracteristicas

El cuajado es la fertilización de la flor, tras la cual se da paso a la formación del fruto. Este paso, fundamental para la formación de todas las frutas, se ha encontrado naturalmente regulado a lo largo de la evolución por factores como la temperatura exterior, la presencia de insectos polinizadores o, muy especialmente, el fotoperiodo. La agricultura moderna y, en especial, los cultivos de fuera de temporada, de alto valor económico, se han desvinculado de estos ritmos, haciendo necesario estimular la fertilización de las flores mediante métodos artificiales, a semejanza de lo que se hace en la ganadería para favorecer la producción animal en épocas poco “naturales”. Además, determinadas frutas, como muchos cítricos, son mucho más valoradas si dan frutos libres de pepitas, que no son otra cosa que la siguiente generación de plantas: las semillas. Para estimular el cuajado se usan, por ejemplo, productos derivados de giberelinas que estimulan la división celular, llegando a provocar la formación de fruto sin que se haya dado la fecundación, con lo que se obtienen así frutos libres de pepitas. También mejora la fructificación en plantas con dificultades naturales para realizar el cuajado.

Copyright © Bayer AG