Eriófidos, ácaro bronceado del tomate

Nombres

zoom...
zoom...

Nombre cientifico

Aculops lycopersici

Nombres comunes

Biología

Daño


Este ácaro ataca a las plantas succionando sus jugos. El tallo principal se torna primero de un color marronáceo o herroso, y en dirección a las partes superiores desde la base el problema se va extendiendo a hojas y a frutos. Las hojas se van desecando y la parte exterior de la piel de los tomates se torna áspera y de color rojo pardo. Los daños económicos se producen tanto por el deterioro del producto como por la pérdida de productividad, motivada por la pérdida de vigor de la planta al perder masa foliar.

Causa


Procedente de Australia, el ácaro causante de esta plaga es de muy pequeño tamaño. El adulto mide 0,1 mm, observable sólo a la lupa, y tiene color amarillento y forma redondeada. Su movilidad es muy reducida. También puede atacar a otras solanáceas, aunque el tomate es, con diferencia, el cultivo más susceptible.

Como otros ácaros, tiene tiempos de generación elevados: pueden llegar a una generación cada 13 días con temperaturas elevadas. Aparecen a mediados de la primavera y no desaparecen hasta mediados de otoño. Los daños son particularmente elevados cuando estos pequeños animales están más activos, esto es, con temperaturas elevadas y humedad del aire reducida, pues los procesos de deterioro de la planta transcurren más rápidamente. Se dispersa muy fácilmente al transportar material vegetal o herramientas, o incluso en las mismas prendas de vestir.

Copyright © Bayer AG