Eriófidos, erinosis de la vid

Nombres

Nombre cientifico

Colomerus vitis

Nombres comunes

Biología

Daño


La afección de esta plaga se reconoce principalmente por la aparición de agallas o bultos en la hoja. Estos abultamientos son oscuros en la parte de arriba (haz) de la hoja, mientras que en el envés son en principio blancos, pero luego se van oxidando y oscureciendo. Los daños no son tan graves en plantas ya adultas de viñedos como en ejemplares de viveros, ya que da lugar a plantas débiles, deformadas y a las que les cuesta brotar, lo que puede representar un grave problema en el caso de que aparezcan fríos primaverales a la hora de que la vid se establezca. Los síntomas son detectables en plantas en crecimiento; en plantas en receso, los síntomas son mucho más sutiles. Su establecimiento en las yemas también causa acortamiento de los entrenudos y en ocasiones abortos de las mismas, aunque el daño no es tan grave como en las hojas.

Causa


El causante es un ácaro de alrededor de 0,2 mm y cuerpo blanquecino y alargado, que llega a producir 7 generaciones al año. Su actividad se centra en la primavera y el verano. Se alimentan en las zonas de vellosidad de la hoja (tricomas), donde inyectan sustancias que causan un engrosamiento de la lámina foliar. Ahí crean una colonia donde la abundancia de tejidos les permite tanto alimentarse como poner huevos. También crean daño en las yemas antes de que la hoja se forme completamente, y es bajo las yemas donde se refugian en los meses invernales.

Copyright © Bayer AG