Polilla del tomate

Nombres

Nombre cientifico

Tuta absoluta

Nombres comunes

Biología

Daño

Los daños los causan las larvas del insecto: Se ven galerías en los frutos, hojas o tallos de las plantas atacadas. Galerías presentes en los frutos desde que empiezan a formarse; esto proporciona un ambiente óptimo para patógenos secundarios que provocan su pudrición. También causan galerías en las hojas alimentándose del mesófilo y dejando la epidermis de las mismas intacta; las minas son irregulares y terminan necrosándose. Las galerías del tallo alteran la capacidad de crecimiento de las plantas. Las pérdidas vienen causadas por la depreciación del fruto, al afectar esta plaga a cultivos de comercialización de fruto en fresco y también por la disminución en el crecimiento de la planta.

Causa

Es un pequeño lepidóptero de la familia de los geléquidos. Resulta importante diferenciar tanto adultos como larvas de otras posibles plagas. Los adultos son de hábitos nocturnos y depositan los huevos por lo general en el envés de las hojas. Se trata de un animal muy prolífico, de hasta 12 generaciones. Los huevos son de forma cilíndrica y color cremoso, con sólo unos 0,3 mm de longitud. Las larvas, de 1 a 8 mm, son también de color cremoso y con la cabeza oscura, y se diferencian de otras orugas similares en que el primer segmento del tórax tiene una banda oscura en la parte superior, mientras que el resto es blanco. En fases posteriores del desarrollo su color vira a verde y, más tarde, a rosa claro. El adulto es una pequeña polilla (1 cm) de color gris, con manchas negras en las alas anteriores. Completa una generación en un mes aproximadamente. Esta plaga es de origen sudamericano y ataca principalmente al tomate y otras solanáceas como la patata, la berenjena o el tabaco. Se detectó por primera vez en España, en 2006.

Copyright © Bayer AG